La primera ministra de Nueva Zelanda vio el vídeo del ataque contra mezquitas N. ZELANDA TERRORISMO

La primera ministra de Nueva Zelanda vio el vídeo del ataque contra mezquitas

12 de maio de 2019

Sídney (Australia), 12 may (EFE).- La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, vió sin darse cuenta el vídeo del ataque contra dos mezquitas de la ciudad de Christchurch, donde perecieron 51 personas, retransmitido en directo por las redes sociales.

"Yo uso y manejo mis redes sociales como todo el mundo. Me dí cuenta del alcance del vídeo (del ataque) fue enorme, porque yo misma lo vi sin darme cuenta", confesó por primera vez Ardern en un artículo de opinión publicado este fin de semana en el diario estadounidense "New York Times"

La mandataria afirmó que mucha gente vio las imágenes porque se "reprodujeron de manera automática" debido a los ajustes en sus perfiles y que muchos no sabían en un principio de qué se trataba.

"¿Cómo podría estar tan disponible algo tan atroz?", se pregunta en el artículo la primera ministra neozelandesa, según recoge hoy el diario "New Zealand Herald".

Ardern viajará la próxima semana a París para presidir junto al presidente francés, Emmanuel Macron, una reunión internacional orientada a combatir el terrorismo en las plataformas en línea.

El australiano Brenton Tarrant, de 28 años, es acusado de múltiples cargos de asesinato e intento de asesinato tras disparar a quemarropa contra decenas de musulmanes que se encontraban dentro de dos mezquitas de Christchurch el pasado 15 de marzo.

El atentado fue grabado y retransmitido en directo por las redes sociales, donde plataformas como Youtube o Facebook retiraron en 24 horas centenares de miles de copias de las imágenes del atentado.

"Este ataque fue parte de una nueva tendencia horrible que parece estar extendiéndose por todo el mundo: fue diseñado para ser transmitido en internet", apunta Ardern.

Líderes mundiales y representantes de la industria tecnológica buscarán desde el miércoles alcanzar un compromiso para evitar la divulgación en Internet de contenido terrorista y garantizar la rápida eliminación o la no publicación de vídeos en redes sociales como herramienta para difundir los ataques.