Guerrilla mata a 13 miembros de las fuerzas de seguridad en el oeste de Birmania BIRMANIA CONFLICTO

Guerrilla mata a 13 miembros de las fuerzas de seguridad en el oeste de Birmania

04 de janeiro de 2019

Rangún (Birmania), 4 ene (EFE).- El grupo rebelde Ejército Arakán mató hoy a 13 policías, hirió a 9 y capturó a otros 14, incautándose de un total de 20 armas, en varios ataques en el oeste de Birmania (Myanmar), indicaron fuentes del Ejército y de la guerrilla.

Los choques tuvieron lugar este viernes en el estado Rakáin (antiguo Arakan), donde al menos 2.500 personas se han visto desplazadas desde diciembre debido al aumento de las hostilidades entre las fuerzas gubernamentales y los rebeldes.

En un comunicado, el Ejército Arakan afirmó que ha liberado a los policías capturados y que está siendo atacado helicópteros militares birmanos en sus bases.

Algunos residentes en el norte de Rakáin indicaron a Efe que helicópteros birmanos realizaron varios ataques en el distrito de Rathedaung.

El Ministerio de Información confirmó que 13 policías murieron y otros 9 resultaron heridos en el ataque del Ejército Arakan y añadió que "las fuerzas de seguridad aniquilarán completamente al rebelde Ejército Arakan".

Los incidentes coincidieron hoy con el 71 aniversario de la independencia de Birmania, que ha estado en conflicto armado con las minorías étnicas casi desde el momento en que dejó de ser colonia británica.

El Ejército birmano declaró el pasado 21 de diciembre un alto el fuego durante 120 días en todo el país, con la excepción de Rakáin.

El Ejército Arakan, formado en 2009 para lograr mediante la lucha armada una mayor autonomía de la minoría budista rakáin, la mayoritaria del estado del mismo nombre, es uno de los diversos grupos rebeldes alzados en armas en Birmania.

Dentro de la compleja maraña de conflictos birmanos, muchos rakáin también están enfrentados a los rohinyás, una comunidad de mayoría musulmana en Rakáin a la que las autoridades niegan la ciudadanía y califican de "inmigrantes bengalíes".

Más de 723.000 rohinyás han huido desde Rakáin hasta Bangladesh desde agosto de 2017 debido a una campaña militar del Ejército, que ha sido acusado de genocidio y limpieza étnica por la ONU.

Los militares birmanos niegan las acusaciones e insisten en que las operaciones respondieron a un ataque del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakan (ARSA), un grupo guerrillero rohinyá, contra una treintena de puestos policiales el 25 de agosto de 2017.

Rakáin, que ocupa una larga franja costera en el oeste del país, es una zona con ricos recursos naturales y una situación geoestratégica clave, aunque también con una de las mayores tasas de pobreza del país.