Isidre Esteve anticipa un Dakar 2019 AUTO MOTO DAKAR

Isidre Esteve anticipa un Dakar 2019 "muy intenso desde el primer kilómetro"

04 de janeiro de 2019

Lima, 3 ene (EFE).- El piloto español de coches Isidre Esteve anticipó hoy que el Dakar 2019, que se celebrará en Perú del 7 al 17 de enero, será "muy intenso desde el primer kilómetro y no se decidirá hasta el final".

Durante su presentación en Lima, que acogerá la salida y llegada del rally, Esteve comentó a la Agencia Efe que será una edición muy abierta porque el 70 % de los tramos cronometrados serán sobre arena y dunas.

"Creo que debemos respetar mucho el desierto de Perú. Ya vimos el año pasado que tiene unas dificultades enormes", recordó Esteve, que terminó en la vigésimo primera posición de la clasificación general a bordo de su BMW.

El piloto catalán, que corre el Dakar en coches desde que en 2007 un accidente en moto lo dejó postrado en una silla de ruedas, advirtió que el hecho de que esta edición del rally sea más corta y se dispute únicamente en un solo país, algo inédito en la historia, puede dar lugar a falsas apariencias.

"Sabemos que no va a ser un Dakar fácil. Estamos preparados para un Dakar más complicado. Al ser solo en Perú, es posible que los kilómetros de especial sean más complicados en cuanto a navegación o en dunas", comentó.

Ante su decimoquinta participación en el Dakar, Esteve destacó que este año llega con su BMW más evolucionado, tras cambiarle "bastantes cosas a nivel técnico", como los frenos, las suspensiones y la geometría del ángulo de ataque.

"Lo pudimos ver en el pasado rally de Marruecos de la copa del mundo de cross country. Estamos en un punto que somos capaces de sacar el máximo rendimiento del coche, e ir más rápido sin asumir tantos riesgos como el año pasado", detalló Esteve.

"Esperemos que todo vaya bien. Creo que el trabajo realizado y el coche que llevamos es para estar justo detrás de los coches oficiales", añadió.

El catalán, que tendrá nuevamente como copiloto a Txema Villalobos, apuntó que la clave es la gestión del rally, "porque el Dakar no es una carrera al sprint".

"Somos conscientes que habrá un día que quedemos el 30 o el 35, porque no todos los días van bien, pero sabemos que habrá otro que lo hagamos mucho mejor", agregó.

Esteve compite en el Dakar con un BMW adaptado para su discapacidad por el equipo francés Sodicars Racing, de manera que puede controlar el acelerador y el freno con las manos, mediante sendos anillos colocados detrás del volante.

Asimismo, en su asiento lleva un cojín inteligente que ha ayudado a desarrollar y que, gracias a movimientos periódicos, evita que se le formen úlceras en las extremidades por el tiempo que debe pasar sentado dentro del vehículo, lo que puede llegar a ocho horas cada día.