Irán clama contra las sanciones en el aniversario del asalto a la Embajada de EEUU IRÁN EEUU ANIVERSARIO

Irán clama contra las sanciones en el aniversario del asalto a la Embajada de EEUU

04 de novembro de 2018

Teherán, 4 nov (EFE).- Decenas de miles de iraníes condenaron hoy las nuevas sanciones estadounidenses, que entran en vigor mañana, durante la conmemoración de un nuevo aniversario de la toma de la embajada de EEUU en Teherán, en 1979.

Caricaturas y muñecos con la efigie del presidente estadounidense, Donald Trump, globos con forma de misiles y pancartas con lemas como "nosotros pisoteamos a EEUU" y "no negociaremos" fueron su forma de rechazar las políticas de Washington contra Teherán.

Desde la tribuna, el comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución, Mohamad Ali Yafarí, aseguró que "el último arma del enemigo, la guerra económica, acabará en fracaso" y llamó a "la resistencia" como única estrategia frente a EEUU.

Sus palabras fueron vitoreadas por los congregados, que gritaron el habitual eslogan de "Muerte a EEUU" y pisotearon y quemaron banderas estadounidenses e israelíes.

El asalto a la embajada de EEUU en Teherán fue perpetrado el 4 de noviembre de 1979 por estudiantes islámicos que secuestraron a 52 funcionarios estadounidenses durante 444 días para exigir la extradición del shá Mohamad Reza Pahleví, derrocado por la revolución que encabezó el ayatolá Jomeini y dio lugar a la República Islámica.

Esta fecha es recordada cada año con marchas multitudinarias, que en esta ocasión cobraron una especial relevancia por la imposición de nuevas sanciones por parte de EEUU tras su retirada del acuerdo nuclear de 2015, firmado entre Teherán y seis grandes potencias.

La segunda ronda de sanciones, que complementa a la aplicada en agosto, penalizará a partir de mañana, lunes, la venta de petróleo iraní, las transacciones financieras con su Banco Central y al sector portuario del país.

Los asistentes a la marcha frente a la antigua embajada de EEUU en Teherán, el llamado "Nido del Espionaje", insistieron en que las sanciones no van a influir en la determinación de Irán.

"Las sanciones de EEUU contra la República Islámica y el pueblo oprimido de Irán no son algo nuevo, ya que desde hace 40 años estamos bajo sanciones, pero aunque pasen decenas de años las sanciones no obtendrán ningún resultado", dijo a Efe un clérigo presente en la conmemoración.

Previamente, el presidente del Parlamento iraní, Ali Lariyaní, afirmó que "los iraníes demostrarán al presidente de EEUU que no podrá ponerles de rodillas".

"Hoy en día, todas las naciones están indignadas por el autoritarismo estadounidense y están tratando de deshacerse de ese Gobierno malvado", subrayó Lariyaní.

EEUU es el único país que ha vuelto a imponer sanciones contra Teherán, pero su carácter extraterritorial ha forzado ya a muchas empresas de otros países a abandonar sus negocios y contratos en Irán, como la petrolera francesa Total.

El resto de firmantes del pacto nuclear de 2015 -Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania- están buscando fórmulas para salvar el pacto y mantener el comercio y las compras de crudo iraní.

Aunque Washington había amenazado con reducir "a cero" las exportaciones petroleras de Irán, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, anunció hace dos días que se eximirá de forma temporal a ocho de los países clientes del crudo iraní.

Esto da algo de margen a la economía iraní, hundida en una profunda crisis desde que el pasado mayo Trump anunciara las sanciones, lo que ha provocado una fuerte depreciación de la moneda nacional, el rial, y escasez de ciertos productos.

En opinión de la economista y catedrática de la Universidad de Teherán, Elahe Nurigholamizadeh, "lo más importante es que Rusia, China y la Unión Europea están buscando mecanismos para garantizar la venta del petróleo de Irán sin usar el dólar".

"EEUU se encuentra solo; en esta ocasión ni la ONU ni la UE apoyan las sanciones ya que Irán ha cumplido con el acuerdo nuclear", como ha certificado la Organización Internacional de Energía Atómica, dijo la economista a Efe.

Por ello, pese a que afectan a las exportaciones de petróleo e imponen una supervisión al Banco Central, Nurigholamizadeh expresó su esperanza de que "su daño sea menor" al causado por las sanciones previas al pacto nuclear.

"Irán siempre tendrá clientes para su petróleo como demuestran los esfuerzos contra el embargo de China, India, Turquía o Corea del Sur, los principales compradores del crudo iraní. Esas sanciones están condenadas al fracaso", subrayó.

Las exportaciones petroleras de Irán superaron los 2,5 millones de barriles diarios en los primeros seis meses de 2018, pero desde entonces han caído en unos 800.000 barriles, fomentando una inestabilidad en el mercado y el alza de los precios, una situación que tampoco desea EEUU.

Por Marina Villén