Chile recuerda con homenajes a Allende tras 45 años del golpe de Pinochet CHILE ANIVERSARIO GOLPE

Chile recuerda con homenajes a Allende tras 45 años del golpe de Pinochet

11 de setembro de 2018

Santiago de Chile, 11 sep (EFE).- Chile conmemoró este martes el 45 aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, una fecha que aún genera división y que se recordó con homenajes al derrocado presidente Salvador Allende.

Los partidos políticos y el Gobierno optaron por realizar actividades separadas para recordar el alzamiento militar que lideró Augusto Pinochet y que desembocó en el suicidio de Allende y una dictadura que duró 17 años.

Las formaciones de la oposición de centroizquierda y las organizaciones sociales y pro derechos humanos salieron a las calles para rendir tributo a Allende, que el día del golpe se atrincheró en el Palacio de La Moneda mientras la sede gubernamental era bombardeada por los militares golpistas.

El Gobierno del presidente conservador Sebastián Piñera, en cambio, optó por una sobria ceremonia ecuménica al interior de la sede del Ejecutivo en la que participaron los ministros del gabinete y funcionarios.

Uno de los principales actos de la jornada fue el que organizó la Fundación Salvador Allende en la sede santiaguina del Congreso, que contó con la participación de familiares del derrocado presidente y representantes de todo el arco político opositor, desde el Partido Comunista a la Democracia Cristiana.

La senadora socialista Isabel Allende, hija del presidente homenajeado, afirmó que es una fecha de "recuerdos, sentimientos y emoción" que la hacen sentir "orgullosa".

"Creo que hemos hecho un acto republicano, unitario, amplio y donde hemos juntamente reencontrado los valores de la verdad, justicia y fortalecimiento de la democracia", dijo Allende.

Carmen Frei, hija del expresidente Eduardo Frei Montalva (1964-1970) y vicepresidenta de la Democracia Cristiana (DC), aseguró que las consecuencias del golpe de 1973 siguen presentes en la actualidad.

"Todavía no sabemos dónde están cientos de detenidos desaparecidos y aún no se aclaran todos los crímenes cometidos. Los pactos de silencio, desgraciadamente, siguen en pie y en miles de hogares todavía se espera verdad y justicia", sostuvo Frei, cuyo padre murió en 1982, presuntamente envenenado por agentes de Pinochet.

Antes de esa actividad, representantes de partidos de izquierda se congregaron en "Morandé 80", una puerta lateral del Palacio de La Moneda que Allende utilizaba para entrar y salir del edificio, y por la que fue sacado su cadáver el día del golpe.

Los presidentes del Partido Socialista (PS), Álvaro Elizalde, y del Partido por la Democracia (PPD), Heraldo Muñoz, pusieron claveles rojos en la simbólica puerta y luego se desplazaron hasta el monumento en honor al expresidente que reposa en la Plaza de la Constitución.

En ese lugar se sumaron a los homenajes delegaciones del Partido Comunista, de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD).

Elizalde definió a Allende como un "demócrata ejemplar" que "se hizo grande por una trayectoria política de servicio público y de lucha permanente por construir un país con más justicia social".

A pocos metros de allí, dentro del Palacio de La Moneda, el presidente Sebastián Piñera encabezó una sencilla ceremonia oficial, muy diferente a los homenajes que organizó los últimos cuatro años la exmandataria Michelle Bachelet.

En una declaración al término de la ceremonia, el mandatario reiteró que la democracia chilena estaba "muy enferma" antes del 11 de septiembre de 1973, aunque subrayó que ninguna circunstancia ni contexto justifican las violaciones a los derechos humanos que se cometieron en la dictadura.

"En 1973 nuestra democracia estaba enferma de odio, de violencia, de descalificaciones, de intolerancia, de sectarismo, y eso lo sabemos todos", señaló Piñera.

Renovación Nacional (RN) y la Unión Demócrata Independiente (UDI), los partidos derechistas que apoyan al Gobierno, no participaron en ninguna actividad, aunque algunos de sus representantes expresaron su respaldo al alzamiento militar.

La diputada Camila Flores, de RN, utilizó su cuenta de Twitter para dar las gracias a los militares golpistas por dejar un país "independiente, ordenado, próspero y principalmente libre".

Gerard Soler Serrat

Hijos y partidarios de Pinochet participan en una misa por los 45 años del golpe militar

Santiago de Chile, 11 sep (EFE).- Algunos hijos del dictador Augusto Pinochet, familiares y partidarios participaron hoy en una misa en conmemoración por los 45 años del golpe militar, el 11 de septiembre de 1973.

La ceremonia que se efectuó en una iglesia de la elegante comuna santiaguina de Vitacura, en el sector oriente de la capital chilena, fue organizada por la Fundación Augusto Pinochet, la que busca preservar el legado del exdictador, fallecido en diciembre de 2006.

A la misa asistieron en representación de la familia algunos hijos y nietos del exgobernante militar, mientras su viuda Lucía Hiriart, de 95 años, se ausentó debido a que se encuentra delicada de salud.

El general en retiro Guillermo Garín, quien fue vicecomandante en jefe del Ejército cuando Pinochet estaba al mando de la institución y que posteriormente se convirtió en portavoz de la familia del dictador defendió el golpe militar "de lo contrario la situación podría haberse acercado a la situación que sufre Venezuela", dijo a los periodistas.

También en la ciudad sureña de Linares, los partidarios de Pinochet "celebraron" el golpe de Estado en la única plaza de Chile que lleva el nombre de Pinochet.

Después del Himno Nacional con la estrofa que alude al ejército se dio inicio a la ceremonia escuchando unos de los primeros bandos que los militares hicieron público el día del golpe militar.

Barricadas, ataques a microbuses y cortes energía a 45 años del golpe en Chile

Santiago de Chile, 11 sep (EFE).- Barricadas, fogatas, ataques a microbuses y cortes de energía eléctrica se han registrado esta noche en varios sectores de la capital chilena, especialmente la zona sur y norte de Santiago, en el marco de la conmemoración de los 45 años del golpe militar.

Según reporta la policía, los microbuses se están retirando de sus recorridos y mucha gente se ha visto obligada a caminar hasta sus casas de regreso de sus trabajos.

En Villa Francia, un lugar muy combativo durante la dictadura militar y donde muchos jóvenes han encendido fogatas, los vecinos han llamado a las radios para denunciar que Carabineros tiene prácticamente "ahogados" a sus habitantes con los gases lacrimógenos.

La policía denunció que algunos de los manifestantes intentaron derribar en ese sector un dron que la institución tenía sobrevolando la zona.

También se reportan barricadas en Santa Rosa, Villa Padre Hurtado, comunas de Cerro Navia, La Cisterna, Lo Espejo, Maipú, Recoleta y San Bernardo, donde en varios sectores no hay energía debido a que jóvenes lanzan cadenas al tendido eléctrico cortando la luz.

Fuerzas especiales de la policía han hecho ingentes esfuerzos, apoyados por carros lanza gases y carros lanza agua, para intentar dispersar a los manifestantes en varios lugares de la ciudad de 7,2 millones de habitantes.

Según medios radiales, se han detenido unas tres personas que fueron sorprendidas generando desórdenes y se han denunciado disparos en varias zonas aledañas de la capital chilena.

Situaciones similares se registraron también en la ciudades de Concepción y Valdivia, en el sur de Chile.