06 de agosto de 2020
BREAKING NEWS:
 980x100
Vídeos del Día

El presidente Moise: "Haití es ingobernable con esta Constitución"

HAITÍ MOISE

Puerto Príncipe, 7 dic (EFE).- "Haití es ingobernable con esta Constitución", afirma el presidente del país caribeño, Jovenel Moise, en una entrevista concedida a Efe en medio de una profunda crisis política y después de tres meses de protestas en las calles.

El jefe de Estado haitiano propugna la redacción de una nueva Constitución para fortalecer la figura del presidente y, además, explica los motivos por los que se niega a renunciar, a pesar del clamor popular para que deje el cargo que ocupa desde 2017.

Moise revela que las negociaciones para la formación de un Gobierno de "unidad nacional" podrían dar frutos antes del fin de diciembre, a la vez que advierte de que si estas negociaciones fracasan, no se podrán tomar medidas para afrontar la "hambruna" que afecta a varias regiones del país.

Haití estuvo totalmente paralizado por protestas multitudinarias entre septiembre y mediados de noviembre, algunas de ellas espontáneas y otras patrocinadas por grupos opositores.

Las manifestaciones, que todavía se repiten, tuvieron como detonante la escasez de combustible y se extendieron rápidamente como expresión del descontento popular por la corrupción, la criminalidad fuera de control y la falta de perspectivas de vida en el país más pobre de América.

Desde 1987 Haití ha tenido 17 presidentes, ha visto golpes de Estado, una intervención de la ONU y un terremoto devastador; aún así el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que la actual crisis no tiene precedentes.

PREGUNTA: Durante las protestas de septiembre a noviembre han muerto 42 personas, 19 a manos de la Policía según la ONU. ¿Cómo valora la respuesta de las fuerzas del orden?

RESPUESTA: Condeno la violencia en todas sus formas. No importa de dónde venga. He estado diciendo esto desde mi campaña electoral hasta hoy, soy un partidario de la no violencia. No podemos responder a la violencia con violencia. También lo digo en uno de mis discursos: la violencia política siempre lleva a la violencia. Normalmente ha habido muertes, como sabemos, lo lamento. Ofrezco mis condolencias a los padres de las víctimas. Pero quiero decirles que estamos del lado de la no violencia.

P: Usted ha anunciado conversaciones para buscar una salida a la crisis. ¿Con quién está hablando y de qué?

R: Estamos trabajando. Debo decirles que el diálogo es permanente para mí. Desde que llegué al poder, he comprendido que el país está dividido. El país está destrozado. Y por eso tomé la decisión de hablar con todos: mis hermanos de la oposición moderada.

Hay algunos que hablan de oposición radical en Haití. No creo que haya ninguna oposición radical, hay una oposición política. Se trata de personas que están implicadas en la política allí y que algún día tendrán que dirigir el país también. Soy la cabeza de un país que hoy se encuentra en un callejón sin salida: debemos encontrar una solución.

Y hablo con mucha gente. Sería un poco difícil porque, como saben, en política hay cosas que se hacen pero que no se dicen. Estamos dialogando, estamos hablando y estamos hablando con mucha gente. Estamos trabajando para llegar a un acuerdo político porque todos somos hijos e hijas de Haití. Tenemos que tomar un poco de altura.

Debemos cultivar la sabiduría para que los haitianos puedan hablar entre ellos, encontrar una solución, encontrar un acuerdo político. A partir de este acuerdo, nos dirigimos directamente hacia un Gobierno de unidad nacional. Y este Gobierno nacional con una hoja de ruta muy clara debe trabajar para resolver los problemas de la gente que todo el mundo conoce.

P: ¿Cuándo habrá una solución?

R: Trabajo muy duro. Debo decirles que a veces pasamos más de 20 horas al día trabajando para encontrar una solución a esta crisis, para que la crisis no vaya más allá de 2019. Para que podamos despertar después del 31 de diciembre con un país en el que tenemos a alguien que es elegido (para primer ministro) a nivel de la oposición o alguien neutral o alguien de la sociedad civil. Porque lo importante hoy no es solo el plazo, llegamos tarde.

En principio, es anormal que el país haya estado sin Gobierno durante 10 meses y sin presupuesto durante 14 meses. No es cuestión de retraso. Ya no llegamos a tiempo. Aquí, estamos en una lógica de una situación de emergencia. Un país donde hay una crisis humanitaria en varias zonas. En el departamento del Oeste, por ejemplo, estamos experimentando una hambruna. En el departamento del Noroeste, en la zona noroeste inferior, estamos sufriendo también una hambruna.

Es importante que encontremos una solución para desbloquear la situación de modo que la economía pueda moverse. Y para mover la economía se requiere un Gobierno legítimo. Y es este Gobierno lo que buscamos. No creo que el tiempo esté de nuestro lado. Soy consciente de ello. Necesitamos un Gobierno de extrema urgencia.

P: ¿Está a favor de enmendar la Constitución o de cambiarla? ¿Por qué?

R: No hablo con palabrería. Tal vez, es una debilidad de mi parte. No soy un político tradicional. Vengo del sector privado. Debo decirles que Haití está cansado de esta Constitución. No solo la Constitución es una fuente de crisis política para el país, sino que también es incompatible con nuestra cultura. El pueblo haitiano es un pueblo presidencial. Todo lo que no funciona se achaca al presidente. Todos los problemas del país son del presidente. Y sin embargo, la Constitución otorga poderes extremadamente limitados al Presidente de la República.

P: Entonces, ¿está a favor de una nueva Constitución?

R: Eso es seguro. Hice campaña hablando de enmendar la Constitución de 1987. Pasé 22 meses hablando de esto. Y sin embargo, hoy ya no estoy hablando de una enmienda. Estoy hablando de una revisión constitucional, porque el país es ingobernable con esta Constitución. Y cuando hablo de revisión constitucional -quiero que quede claro en la mente de todos- no es para el presidente Jovenel, es el próximo presidente quien se beneficiará de esta revisión constitucional.

Son mis dos años y diez meses a la cabeza del país los que me permiten decir que debemos cambiar esta Constitución. Porque de hecho, es una Constitución que impide la emancipación y el desarrollo del país. El país con el que todos soñamos: estabilidad política, como digo en mi campaña electoral, que es el primer bien público. No podemos tener esa estabilidad con esta Constitución.

P: Casi todos los sectores de la vida nacional piden su dimisión. ¿Qué motivos concretos justifican que se mantenga en el poder?

R: Son las promesas que he hecho, mi convicción y mi visión del país. Esta tierra de Haití ha conocido mi sangre, mi sudor y mis lágrimas. Por eso, al igual como presidente de Haití -estoy a la cabeza de este país-, creo que lo que estoy diciendo, dije que no hay país en el mundo que pueda hablar de desarrollo sin la infraestructura necesaria. Me refiero a las carreteras, los servicios eléctricos e hidráulicos y a la infraestructura digital. No hay ningún país en el mundo donde podamos hablar de desarrollo sin estas cosas. Por eso lo digo yo mismo, y lo estoy haciendo.

P: Usted ha dicho que es necesario atacar el sistema para que el país logre estabilidad. ¿Usted no es un actor clave del sistema que se ha beneficiado de él?

R: Como he hablado del sistema. Este sistema tiene guardianes, herederos y maestros. Yo no soy ni guardián, heredero, ni el maestro del sistema. Yo soy el presidente de todos los haitianos, de esos que son ricos y de esos que son pobres. No solo soy presidente de los pobres o de los ricos. Soy presidente de todos los haitianos. También soy el presidente de la ley. Voy a hacer respetar la ley. Soy el presidente que estoy aquí para hacer respetar los intereses del pueblo. Los intereses del pueblo son los intereses del Estado.

P: ¿Qué errores ha cometido usted en esta crisis?

R: Lo que lamento más es no haber trabajado en comprender mejor el sistema al principio. Me llevó demasiado tiempo. Por ello, durante mi primer discurso presento mis disculpas al pueblo haitiano. Es un sistema extremadamente complejo. Tenemos un sistema de depredación salvaje. No es fácil. Son sectores... Yo pongo el ejemplo del sector de la electricidad. El Estado está pagando y el pueblo no recibe los servicios. ¿Cuál es el rol del Estado? El Estado está allí para servir. El Estado no puede jugar este rol de depredador.

P: Se van a cumplir diez años del devastador terremoto en Haití. ¿Cuánto dinero internacional ha llegado al país y en qué se empleó? ¿Los fondos fueron bien utilizados o fue una ocasión perdida?

R: Cuando llegué a la cabeza del país, pedí que me prepararan una hoja de gastos después del terremoto. Pero fue difícil conseguirlo. Gran parte de este dinero se ha gastado a través de las ONG. Esta es una triste realidad. Se gastó mucho dinero. Algunos dicen que 10.000 millones. Algunas personas hablan de 8.000 millones de dólares. Algunas personas hablan de 6.000 millones. Hay muchos números. Pero a través del Ministerio de Planificación, lo que tengo como informe es que se ha gastado mucho dinero. Varios miles de millones de dólares. Pero los resultados no son satisfactorios.

Manuel Pérez Bella y Milo Milfort

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos