08 de dezembro de 2019
BREAKING NEWS:
 980x100
Vídeos del Día

Marcha para pedir la salida de Babis en el aniversario de la Revolución de Terciopelo

REVOLUCIÓN TERCIOPELO

Praga, 16 nov (EFE).- Decenas de miles de manifestantes salieron este sábado a las calles de Praga, en vísperas del trigésimo aniversario de la Revolución de Terciopelo que puso fin al régimen comunista checo, para exigir la dimisión del primer ministro del país, Andrej Babis, acusado de conflictos de interés y corrupción.

La agrupación cívica "Un millón de momentos para la democracia", organizadora de la protesta, considera "inaceptable" que el magnate multimillonario siga al frente del Ejecutivo de coalición, pese a las sospechas que existen en torno a su gestión.

"Queremos una democracia saludable", reivindicaba un gran cartel sobre el podio que presidía la concentración de hoy, a la que los organizadores esperaban la asistencia de un cuarto millón de personas.

Según datos de la policía local, unas 200.000 personas se reunieron hoy en el centro de Praga, donde no solo pidieron la renuncia del primer ministro, sino también de su controvertida titular de Justicia, Marie Benesova.

Benjamin Roll, vicepresidente y portavoz de la agrupación, acusó a aquellos que critican esta concentración, como el propio Babis, el presidente Milos Zeman o el exdirigente Vaclav Klaus, por "desconocer qué es lo que se celebra en el día festivo de mañana".

El 17 de noviembre es desde abril de este año jornada festiva bajo el título "Día por la Libertad y la Democracia", en recuerdo de los eventos de noviembre de 1989, que abrieron la transición hacia la democracia y que entraron en la historia como la Revolución de Terciopelo, debido a su carácter pacífico y no violento.

"Consideramos inaceptable que, setenta años después del golpe de Estado comunista y treinta años después de la Revolución de Terciopelo, sea primer ministro alguien perseguido por la justicia y que figura como agente de la Stb (policía política comunista)", destaca la agrupación en la convocatoria de la marcha.

Si bien la Justicia ha suspendido por ahora las investigaciones, el primer ministro checo y dueño del consorcio agroindustrial Agrofert es acusado de abuso con fondos comunitarios destinados en realidad a pequeñas y medianas empresas (pymes).

De este programa se habrían aprovechado la esposa e hijos de Babis para financiar un proyecto turístico.

En una petición de firmas contra el primer ministro, el grupo cívico reitera que no va a hacer que esta situación política en el país "sea normal", un eslogan que ha calado entre muchos checos, que hoy volvieron a ocupar buena parte del parque de Letná, en Praga.

A ese mismo lugar acudieron unas 250.000 personas el pasado 23 de junio, en lo que fue la mayor convocatoria desde la caída del régimen de partido único en 1989.

La gran afluencia a diferentes actos de protesta este año contra Babis, pero también contra su principal aliado, el presidente del país, Milos Zeman, no ha tenido parangón desde la Revolución de Terciopelo.

El 25 de noviembre de 1989, una semana después que la policía reprimiera brutalmente una marcha estudiantil en la Avenida Nacional de Praga, se reunieron en la capital cerca de 800.000 personas.

La marcha de la Avenida Nacional se había iniciado como una concentración estudiantil organizada por las Juventudes Socialistas y tuvo la venia del régimen.

A su paso por el centro de la ciudad, los estudiantes se encontraron con un cordón policial que no tenía órdenes de actuar con violencia, aunque sí lo hizo.

El saldo de los enfrentamientos fueron 568 personas heridas, lo que generó en las jornadas siguientes un clamor general de desaprobación, mientras que la cúpula del régimen comunista ignoraba el alcance de los hechos.

Pocas semanas mas tarde y tras las primeras reuniones entre el régimen y la oposición, el líder disidente, el dramaturgo Václav Havel, era ya presidente y otro medio año después la entonces Checoslovaquia celebró sus primeras elecciones democráticas.

Hoy, tres décadas más tarde, la República Checa (separada de Eslovaquia desde 1993) es un país económicamente exitoso, miembro de la Unión Europea (UE) desde 2004, con pleno empleo y tasas de crecimiento por encima de la media europea.

Sin embargo, el malestar social con la clase política del país no para de crecer, mientras que algunos políticos populistas ponen en duda el retorno a los valores europeos, como el respeto a los derechos humanos o la propia entrada en la UE hace quince años.

El principal objetivo de los críticos es el polémico -pero por ahora popular- Babis, la segunda fortuna del país, con un patrimonio de unos 4.000 millones de dólares.

La próxima marcha contra el primer ministro fue convocada hoy para el 7 de enero próximo. EFE

gm/jk/acm

(foto) (vídeo)

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos