14 de dezembro de 2019
BREAKING NEWS:
 980x100
Vídeos del Día

Una biblioteca busca el cambio en pleno mercado de armas en Pakistán

PAKISTÁN EDUCACIÓN

Darra Adam Khel (Pakistán), 19 jul (EFE).- La vida en la localidad de Darra Adam Khe ha girado durante décadas en torno a la fabricación de imitaciones de fusiles AK-47 y rifles de asalto M16, algo que está cambiando lentamente, como simboliza la primera biblioteca fundada en esta localidad del noroeste tribal paquistaní.

En la principal calle del bazar de Darra Adam Khel resuenan los martillos de armeros e incluso disparos, pero a escasos 300 metros el silencio en la biblioteca solo es perturbado por el sonido de los ventiladores.

Cinco jóvenes y un adulto leen rodeados de estanterías donde descansan 3.500 libros de historia, religión o novelas, la gran mayoría en urdu, mientras Raj Mohamed observa con satisfacción.

"La gente necesita hoy en día más libros que armas", afirma a Efe Mohamed, fundador de la primera biblioteca de Darra Adam Khel, localidad de 10.000 habitantes legendaria por sus armas durante un siglo.

Mohamed, de 32 años y padre de tres hijos, estudió urdu en la Universidad de la ciudad de Peshawar, a 45 kilómetros de Darra, más tarde realizó dos máster y ahora ha comenzado un doctorado.

Su pasión por la lectura comenzó en la universidad, mientras que su desinterés por las armas viene de lejos. Ya de joven decidió no heredar el trabajo de armero de su padre y de su abuelo.

Así en agosto del año pasado decidió abrir una biblioteca en un pequeño local ubicado sobre la tienda de armas de su padre con donaciones de libros que consiguió a través de Facebook.

"Cuando comencé la gente se reía de mí", afirma el bibliotecario, que es profesor de urdu en un centro educativo local.

Sin embargo, en pocos meses la biblioteca alcanzó los 240 miembros en una zona donde solo el 35% de la población sabe leer, según Mohamed.

Entre los miembros hay además unas 30 mujeres, aunque no visitan el centro por el conservadurismo de la zona y los libros se los llevan a casa familiares varones.

Tras el éxito inicial, Mohamed trasladó en abril la biblioteca a un edificio nuevo, rodeado de campos de fútbol, baloncesto y columpios para niños, un complejo construido con la ayuda del Ejército, de dos minas de carbón de la zona y donaciones de particulares.

Toda una novedad en una región duramente golpeada por la violencia extremista y que estuvo bajo dominio talibán hasta 2010, cuando el Ejército retomó el control con operaciones militares.

Aún así, un atentado suicida en una mezquita causó 66 muertos y 80 heridos en la zona ese mismo año.

Un sobrino de Mohamed murió también en un atentado.

"Quiero que la nueva generación empiece sus vidas con libros, que se eduquen en lugar de seguir con el trabajo de sus padres", afirma Mohamed.

Y subraya que "la gente de las zonas tribales necesita ahora libros, quiere educación, quiere paz".

De hecho, el negocio de las armas está decayendo, en parte porque las zonas tribales fueron integradas con el resto del país en 2017 y se está extendiendo la autoridad de la Constitución y las leyes en estas áreas ingobernables desde los tiempos de la colonización británica.

Uno de los afectados es Sher Bad Shah, de 78 años, que lleva más de medio siglo fabricando réplicas de rifles M16 por 30.000 rupias (165 euros) y AK-47 por 10.000 rupias (55 euros).

"Antes llevaba el negocio sin ningún tipo de licencia y ahora he tenido que solicitar una y la estoy esperando. Además, los clientes también tienen ahora que poseer licencia de armas y no es tan fácil conseguirla. El negocio ha caído", dice a Efe el armero.

La situación de Gulab Khan, 40 años e hijo y nieto de armeros, es similar y ha decidido que sus dos hijos estudien en busca de un futuro mejor, pero si no "tienen éxito" con los libros heredarán su trabajo.

"Hago copias de Zigana, Beretta y Glock por entre 7.000 y 10.000 rupias (entre 39 y 55 euros). Mis pistolas son realmente buenas. Garantizo que funcionan como las originales", afirma con orgullo.

Para Asim Khan, estudiante de 19 años, el hecho de que el negocio de las armas esté decayendo y que más padres envíen a sus hijos a estudiar supone un cambio social.

"Antes los padres traían a sus hijos a los talleres incluso a los cinco años para enseñarles a fabricar (armas), pero ahora los envían al colegio", afirma el joven, que aspira a ser programador de software y acude a la biblioteca en busca de libros sobre ciencia.

La biblioteca de Mohamed ha ganado cierta popularidad tras aparecer en los medios de comunicación y en el último mes numerosas personas han donado 550 libros.

Algunos han llegado desde el extranjero, como los dos libros que envió la escritora neoyorquina Emily H. Burtler o los 40 dólares que donó un bibliotecario también de Nueva York.

Mohamed ha sido nominado incluso para un premio de la organización estadounidense "Judith's Reading Room's", que galardona cada año con 3.000 dólares a personas que "inspiran el amor a la lectura".

Si gana el premio, que se fallará en pocas semanas, invertirá los fondos en más libros, asegura.

"Los libros traerán paz", sostiene.

Jaime León

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos