27 de janeiro de 2021
BREAKING NEWS:
 980x100
Vídeos

Los clubes berlineses temen la estigmatización como foco de coronavirus

BERLÍN MÚSICA

Berlín, 26 nov (EFE).- Ocho meses después de cerrar sus puertas por la covid-19, las salas de fiesta de Berlín temen perder su posición mundial como líderes del ocio nocturno, que se estigmatice a sus locales como focos de infección y que se responsabilice a los jóvenes de la expansión del virus.

Según la Comisión de Clubes Berlineses, en la capital alemana, considerada meca del ocio nocturno y la música tecno, hay unos 120 clubes que dan trabajo a más de 9.000 personas y generan anualmente una facturación directa de 168 millones e, indirectamente, de 216 millones.

Los bares con música rock de los años 70 del siglo XX que atrajeron a David Bowie dieron paso a finales de los 80 al tecno; tras la caída del Muro de Berlín, en 1989, antiguas fábricas, almacenes, tiendas y oficinas abandonadas comenzaron a ser utilizadas para celebrar fiestas no reguladas, naciendo así un nuevo tipo de club.

Tres de ellos -Tresor, Der Bunker y E-Werk- fueron fundamentales para el establecimiento de la música tecno y la cultura de clubes en una ciudad a la que en buena medida se la conoce por ellos.

Después de 31 años, Berghain es la sala con más prestigio de la ciudad y el club es conocido porque ante él se formaban largas colas y el equipo de seguridad denegaba la entrada a la mayoría de sus potenciales clientes. Con la pandemia, se reinventó y en julio abrió sus puertas para albergar una ecléctica exposición sonora.

En Berlín reinaban también el hedonista Kitkat -asistentes con trajes imaginativos, uniformes, vestidos de cueros o desnudos bailaban al ritmo de música electrónica- y Schwuz, templo del colectivo LGTBI y dedicado al pop.

Pero la pandemia ha provocado que los clubs -a diferencia de otros lugares de ocio como teatros, bares y restaurantes, que pudieron reabrir temporalmente durante los meses de verano- permanezcan cerrados desde marzo y sin perspectivas de reapertura a la vista.

"Creo que es importante para la cultura de los clubes que no nos estigmaticen como aquellos que propagaron el virus (...); se está culpando a los jóvenes de propagarlo y no queremos una división en la sociedad", explica a Efe el portavoz de la Comisión de Clubes Berlineses, Lutz Leichsenring.

Advierte de que todo el sector se está viendo afectado, por lo que teme que Berlín deje de ser un referente en cuanto al tecno y el ocio nocturno y asegura: "es la situación más dramática desde la Segunda Guerra Mundial, puesto que ni los clubes ni los artistas tienen la más mínima posibilidad de trabajar desde el 13 de marzo".

AYUDAS DEL GOBIERNO QUE SE AGOTAN Y SON DIFÍCILES DE CONSEGUIR

Las instituciones culturales de Berlín con al menos dos empleados afectadas por la crisis del coronavirus pueden solicitar subvenciones de hasta 500.000 euros a través del denominado "Programa de Ayuda de Emergencia IV" y los clubes también pueden utilizar el instrumento del "kurzarbeit", un tipo de jornada reducida subvencionada por la cual el Estado alemán asume temporalmente entre el 60 y el 87 por ciento del salario que deja de percibir el trabajador.

Sin embargo, aunque existen distintos programas y ayudas del Estado, desde la Comisión de Clubes advierten de que son muy concretas, difíciles de conseguir y que se están agotando.

LCavaliero, director artístico del club Schwuz, manifiesta que las ayudas solamente cubren los costes fijos y solo durante tres de los ocho meses que llevan cerrados. Comenta que, para evitar cerrar definitivamente, han tenido que pedir un crédito al banco, congelar el alquiler y sobreviven sobre todo gracias a las donaciones que hacen sus clientes -en su mayoría, del colectivo LGTBI-.

Se queja de que, aunque el centenar de empleados que tienen contratados están percibiendo el "kurzarbeit", los cerca de 350 artistas que contrataban mensualmente no están recibiendo ayudas.

En el caso de otro club berlinés, el MBia, su responsable, Ralph Lehman, cuenta a Efe que todo el equipo fue despedido: ocho camareros y 40 actores. "Hay una gran pérdida económica, desafortunadamente el equipo tuvo que ser despedido", explica.

REACCIONES FRENTE A LAS MEDIDAS RESTRICTIVAS

Entre los responsables de los clubes berlineses se detectan dos tipos de reacciones contrarias frente a las restricciones.

Para el director artístico del Schwuz, cerrar los locales de ocio nocturno en su momento fue una decisión acertada: "¿Quién quiere asumir la responsabilidad de que la gente se contagie y muera?", argumenta.

En cambio, el gerente del MBia se muestra reacio a las restricciones: es partidario de "vivir con la amenaza y lidiar con ella" y considera que no basta con "confiar en la restricción de contacto".

No obstante, respecto a la posibilidad de hacer pruebas PCR antes de entrar en los clubes, llevar mascarillas y mantener la distancia como medidas de precaución contra la pandemia, Lehmann opina que provocaría que los eventos no fueran rentables, fueran "horriblemente estériles" y poco atractivos.

JÓVENES Y ALTERNATIVAS

La existencia de las salas se apoya en sus clientes, mayoritariamente jóvenes. Para ellos, sobrellevar el cierre de las salas de fiesta no es sencillo. Es el caso de Natalie Kündiger, de 25 años, quien antes de la pandemia salía por lo menos una vez a la semana a sitios como Sisyphos, Kate Blau o Soda.

"No es solo ir al club, si no que te encuentras con tus amigos antes, tomas algo, hablas, luego bailas, etcétera", explica a Efe Kündiger, quien añade que ve "impensable" volver a los clubes con mascarilla o con metro y media de distancia.

Sobre las alternativas de ocio para hacer frente al cierre, explica que cuando empezaron las restricciones y cerraron los clubes, hacían fiestas privadas en casa con 10 o 15 personas pero que ahora está prohibido y no tienen opciones.

Desde la Comisión de Clubes se considera que acudir a los locales de ocio nocturno sería mucho más seguro que hacer fiestas privadas, ya que cuentan con mejor ventilación, más espacio, protocolos, aforo limitado y medidas higiénicas. Aún así, sostienen que la mejor opción es trasladar el ocio al exterior, tal y como se hizo en algunos casos durante los meses de verano.

Y respecto a cuándo volverán a abrir sus puertas, estiman que sería a mediados de 2021, siempre que haya una vacuna eficaz.

"Los requisitos en constante aumento no permitirán económicamente que los clubes vuelvan a ser autosuficientes", señala Lehman sobre las condiciones para garantizar que no facilitan la propagación del coronavirus y advierte de que, aunque siempre existirán formas de divertirse, ya "no quedarán clubes con licencia".

María Alonso y María Garrido

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos