24 de novembro de 2020
BREAKING NEWS:
 980x100
Vídeos

Mujica y su día después: De senador al viejo sabio de la tribu

JOSÉ MUJICA

Montevideo, 21 oct (EFE).- De las lágrimas en el Senado a la calma de su finca, de legislar en medio de una pandemia a cosechar verduras, de más de 60 años de vida dedicada a la política entre armas, despachos y Presidencia a ser el viejo sabio de la tribu. Así es el día después de José 'Pepe' Mujica tras renunciar a su escaño.

Con la calma de alguien que parece haberse quitado un peso de encima y quiere vivir tranquilo sus últimos años, inmerso en la humilde finca en la que vive desde hace ya tiempo y siempre con su típica forma de expresarse, Mujica abrió las puertas a Efe para conversar al día siguiente de renunciar a su banca.

La emoción, la nostalgia y el símbolo de haber dejado el escaño junto al también expresidente Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000) siguen latentes en una charla donde reflexiona acerca de la vida, pide a los jóvenes que tomen su bandera de lucha y afirma que, todavía, le queda mucho por aportar a la política uruguaya.

Pregunta (P): ¿Como viene el día después?

Respuesta (R): Bien. Tal vez para nosotros es algo relativamente cotidiano, somos un país pequeño, todavía con ciertos códigos aldeanos y no nos damos cuenta que sorprende en el mundo porque podemos tener enormes diferencias, pero tratamos de mantener una atmósfera colectiva que constituye un capital diferencial para nuestra sociedad. Porque convivir con el que uno está de acuerdo no tiene ningún mérito ni es milagroso; el asunto es convivir cuando uno tiene diferencias.

P: ¿Uruguay dio una lección de democracia?

R: Sí, da una lección de convivencia, de que se puede discrepar y se puede tener el margen de libertad posible y, sin embargo, respetarse. Cada cual va a seguir pensando como piensa, va a tener su visión, pero hay un todo que lo tenemos que preservar.

P: ¿Costó la decisión?

R: No. Esta legislatura empezó prácticamente con la pandemia y cuando la empecé a ver ya no me gustó. Pero en la medida que transcurrió el tiempo y veo que el problema no se soluciona a la vuelta de la esquina, llegué a la conclusión de que no podía cumplir como se debe con la tarea que me había asignado la gente. Porque ser senador no es sentarse en un despacho, significa caminar, ir adonde están los problemas de la gente. Si a uno le falta la comunicación con la opinión del hombre común y corriente, uno empieza a ser una flor de invernadero, queda encerrado en la abstracción.

La tarea merece un esfuerzo que yo no podía hacer porque pongo en riesgo mi vida, 85 años y una enfermedad inmunológica, estoy regalado. La poca energía que me queda la voy a reservar para otras cosas que tienen que ver con la política, que es tratar de ayudar a otra generación que viene, que está ahí, aconsejarla, ayudarla a formar, poner ideas pero que la acción concreta de la política la lleven adelante otros. Pertenezco al consejo de ancianos, la más vieja institución antropológicamente de la organización humana.

P: ¿Cómo lo tomó el Frente Amplio (coalición de izquierda a la que pertenece)?

R: Creo que bien, seguramente para algunos con alegría porque la renovación significa también dar oportunidad y nuestro Frente (Amplio) necesita renovación de la piel pero, sobre todo, renovación en el campo de las ideas y ese es un terreno en el que hay que sembrar ideas sin ocupar posiciones.

P: En estos años ha pasado por muchas cosas, desde guerrillero hasta diputado, senador, ministro y presidente. ¿Hay algo que le haya quedado por hacer?

R: Cantidad de cosas. Los humanos tenemos mucho más capacidad de imaginar y soñar que de poder concretar. Soy consciente de una deuda social, Uruguay sería un paisito para no tener pobres. Ese problema se puede resolver y si no lo resolvemos es por nuestros egoísmos, nuestras incapacidades, nuestras torpezas.

P: ¿Por qué usted no pudo en su Gobierno?

R: No pude generar los recursos y la voluntad de distribuirlos. Es fácil señalar el problema pero después hay que vencer la cantidad de intereses que están en juego, contradicciones... Con el capital tenés que transar (transigir) porque, si no, agarra las valijas y se va.

P: Además de ser el viejo sabio de la tribu, ¿qué va a hacer Mujica a diario?

R: Soy un campesino frustrado. Me gusta la tierra, suelo trabajar con el tractor, ahora tengo que ir a juntar arvejas esta tarde, sacar una cebolla pa' la vieja (su esposa, la senadora y exvicepresidenta Lucía Topolansky) para tener en la cena, cortar una lechuga... esas pavadas que son chicas para el mundo para mí son grandes porque me ayudan a vivir. No quiero tener la vida de un viejo al pedo sentado en una silla tumbado como mueble viejo. Tampoco me voy a poner a hacer gimnasia. No me dan las pelotas para eso, pero tengo que hacer algo con el cuerpo y con las manos también.

P: ¿Cómo tomó ella su renuncia?

R: Ya lo teníamos decidido entre los dos. Ella va a seguir un poco más, es 10 años más joven. Pero ella cocina, yo le lavo los platos y ahí la vamos llevando. Somos muy sencillos, muy sobrios en nuestra forma de vivir y no nos vamos a complicar con nada, porque la gente empieza con casas grandes que no puedo limpiar, tengo que conseguir una sirvienta y después te levantas a mear y tener que cuidar que anda la sirvienta y no podes andar en calzoncillos. Eso no es comodidad, es complicarse la vida.

P: Uno entra a su finca y ve muchos perros correteando, pero ninguno como Manuela (su perra de tres patas), ¿verdad?

R: No. Es una sensación intransferible, es una amistad profunda. Ya lo tengo dispuesto, he dicho que cuando me muera, me incineren y me entierren ahí debajo de un árbol, donde está Manuela.

P: ¿Qué sintió cuando se fue a dormir ayer?

R: Alegría de vivir. Tengo que agradecerle a la vida, porque dentro de las calamidades y la peripecia, llegar a 85 años con la vida que he tenido, si me quejo soy un alma podrida. Me siento feliz porque contribuí a construir una agrupación que hace 20 años que es la más votada en el país. El legado es la barra que queda militando levantando las banderas que yo levanté. Hay que ponerle a las causas brazos jóvenes que levanten las viejas banderas.

Federico Anfitti

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos