19 de novembro de 2019
BREAKING NEWS:
 980x100
Vídeos

Los desafíos que amenazan el despegue económico de Brasil

BRASIL ECONOMÍA

Sao Paulo, 19 oct (EFE).- Después de una crisis devastadora y dos años de crecimiento raquítico, Brasil no termina de levantar el vuelo y afronta una serie de desafíos que ponen en riesgo un crecimiento robusto de su economía para 2020.

La mayor economía de Suramérica navega por terreno pantanoso y este año tanto el Gobierno de Jair Bolsonaro, como los analistas financieros y el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevén una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) por debajo del 1 %.

Para 2020 proyectan una mejora de alrededor del 2 %, pero existen varios factores que podrían rebajar ese porcentaje.

Cómo evitar que la guerra comercial entre Estados Unidos, China y la Unión Europea (UE) impacte en el crecimiento de Brasil es uno de los grandes desafíos en el escenario externo.

El FMI ha advertido que si continúa la escalada de tensión, que se extiende por más de un año, y el intercambio de millonarios aranceles, el crecimiento del 90 % de los países, incluido Brasil, será perjudicado.

Además, Bolsonaro intenta desde su llegada al poder un acercamiento a su homólogo estadounidense, Donald Trump, pero al mismo tiempo está obligado a mantener la proximidad con China, actualmente su mayor socio comercial, por delante justamente de Estados Unidos.

Esa nueva alianza entre Bolsonaro y Trump podría agrietarse si Brasil permite a la firma china Huawei participar en la subasta de frecuencias para el 5G, prevista para el año próximo, según Oliver Stuenkel, profesor de relaciones internacionales del centro estudios Fundación Getulio Vargas (FGV).

En su opinión, esa decisión dificultaría el cierre de un acuerdo comercial entre Brasil y EE.UU., que incluso podría dejar de apoyar su ingreso en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Por otro lado, la victoria en Argentina del candidato peronista Alberto Fernández en las elecciones presidenciales del próximo día 27 puede sumir al Mercosur en un mar de dudas.

El ministro de Economía de Brasil, Paulo Guedes, ya amenazó con salir del bloque, si Fernández, en caso de que alcance la Presidencia, se opone al libre comercio y cierra su economía.

El candidato peronista, sin embargo, aseguró que "Mercosur es un lugar central" y que "no va a cerrar la economía".

Pero las profundas diferencias ideológicas que se avistan entre los miembros más importantes del bloque, que completan Paraguay y Uruguay, son un factor de riesgo para el proyecto de integración económica y su inserción en el mundo.

Todo ello con el reto por delante de ratificar el acuerdo alcanzado con la Unión Europea.

"Brasil dice ahora que quiere recuperar el tiempo perdido y firmar acuerdos con actores relevantes", pero "está llegando tarde a la fiesta", pues la tendencia es otra debido la "crisis en el sistema multilateral", opina Rabih Nasser, doctor en derecho internacional por la Universidad de Sao Paulo (USP).

En la esfera nacional, las profundas reformas estructurales prometidas por Bolsonaro para enderezar el crecimiento y revertir el abultado déficit fiscal nominal, que se ubica en el 6,32 % del PIB, caminan más despacio de lo esperado.

Aunque la reforma del sistema de pensiones ya se encuentra en la recta final de su trámite en el Congreso, otras importantes propuestas, como la reforma tributaria, todavía están en el aire.

El Banco Central también ha puesto su granito de arena para impulsar el crecimiento al bajar los tipos de interés oficiales al mínimo histórico del 5,50 % anual.

Pero para Joelson Sampaio, profesor de economía en la FGV, la contención del gasto y una política monetaria expansiva no es suficiente para hacer despegar el PIB.

La tasa de desempleo continúa en niveles altos (11,8 %, equivalente a 12,6 millones de personas), el consumo de las familias aún es bajo (en septiembre hubo una deflación del 0,04 %) y el apetito de las empresas para pedir préstamos, moderado.

A ello se suma el riesgo político que aún genera Brasil en los inversores extranjeros, según Sampaio, que opina que la llegada de Bolsonaro al poder no ha conseguido "estabilizar el ambiente político" por sus polémicas declaraciones, la crisis interna abierta en su partido y su nula articulación con el Congreso.

Tampoco ayuda su discurso antiecologista, contrario a las evidencias científicas que alertan de la crisis climática y a favor de explotar los recursos minerales de la Amazonía.

"Esa postura puede provocar que inversores se alejen en el medio plazo y supone una oportunidad perdida de situar a Brasil como un líder mundial para la transición hacia una economía sostenible", afirma Paulo Branco, socio-fundador de Ekobé, consultoría especializada en sostenibilidad corporativa.

El Poder Judicial, con bandazos en la jurisprudencia, también genera incertidumbre. La Corte Suprema empezó el jueves un juicio que pudiera excarcelar a cerca del 30 % de los 800.000 presos del país que aún no tienen una condena firme, entre ellos al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, preso por corrupción.

Carlos Meneses Sánchez

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos