17 de novembro de 2019
BREAKING NEWS:
 980x100
Vídeos

De Luz: "Si nos hubiéramos quedado, tendríamos la mejor compañía del mundo"

ESPAÑA DANZA

Shanghái (China), 18 oct (EFE).- Joaquín de Luz lleva poco más de un mes al frente de la Compañía Nacional de Danza española, un puesto al que llegó con un objetivo principal: revolucionar el mundo de la danza y lograr que la compañía desarrolle una identidad propia con el patrimonio cultural de España como base.

En una entrevista con Efe, el bailarín y coreógrafo (Madrid, 1976), quien ha desarrollado su carrera principalmente en Nueva York, habla sobre este mes "intenso y vertiginoso" y sobre la necesidad de que la danza española sea reconocida institucionalmente como una de las principales riquezas del país.

La entrevista tiene lugar en el Centro Internacional de Danza de Shanghái, donde la compañía representa estos días la versión de "Carmen" de Johan Inger, como parte de una gira por China.

Pregunta: ¿Cómo ha sido el primer mes al frente de la Compañía?

Respuesta: Ha sido muy intenso, un ritmo de vértigo, han sido muchas cosas. Me he sentido inundado e invadido por miles de asuntos. Cuando has pasado una vida bailando, no te das cuenta de lo que requiere la gestión, ver una compañía desde arriba, desde todos los puntos de vista. Ha sido una pequeña maratón. Parece que llevo diez meses en lugar de uno.

P: ¿Cuál es el primer sentimiento que uno tiene al llegar una casa histórica como la Compañía? ¿Son más las ganas de revolucionar, de cambiar, de aprender...?

R: Por un lado revolucionar, la danza necesita una revolución, estamos a años luz de muchos países en cuestión de apoyo y de reivindicación. Nos hacen falta muchas cosas, mucho apoyo no solo monetario pero también de infraestructura, necesitamos un teatro, necesitamos que la danza esté en los medios. Necesitamos que se reconozca el talento que hay porque el talento y el apoyo están muy desnivelados. Y la segunda palabra es devolver, devolver lo que he aprendido en mi carrera.

P: Cuando uno llega a países como China y ve que hay recintos espectaculares como este en cualquier ciudad, ¿siente algo de envidia?

R: Envidia por una parte, por la infraestructura, porque hacen teatros como churros. Pero no tanta envidia porque culturalmente todavía están aprendiendo, es un público que es bastante nuevo. Nosotros tenemos público, lo que no tenemos es casa de danza.

P: ¿Y por qué este maltrato a la danza?

R: Siempre ha sido así. La cultura en general y la danza en particular han sido siempre muy maltratadas por los políticos, por los de arriba. El público y los ciudadanos aman la danza. La cosa no va a cambiar hasta que en el Consejo de Ministros haya una persona que haya bailado o que haya estado en el escenario, que sepa lo que requiere y lo que puede aportar a la población. No solo artísticamente, sino el comercio que puede traer ya que fuera de España se nos conoce sobre todo por nuestra cultura.

P: ¿Y ve a alguna figura de la danza en política?

R: Es muy difícil verlo porque existe la mentalidad de -"¿Pero tú qué haces? - Yo, soy bailarín. -Ya, ¿pero en qué trabajas?". Tenemos una profesión que, si los políticos supieran lo difícil que es llegar y mantenerse y las herramientas que te da una carrera en danza para la vida, lo admirarían un poco más. Tiene que haber un despertar en la mentalidad.

P: En pleno año 2019, ¿es todavía necesario despertar?

R: Estamos a años luz de otros lugares. En Alemania hay 61 compañías con teatro propio, en España no tenemos ninguna. Tengo mil ejemplos para comparar. Estamos desnivelados y tenemos un gran talento. Si todos nos hubiéramos quedado en España, tendríamos la mejor compañía de danza del mundo.

P: Pero se fueron...

R: Pero nos fuimos.

P: ¿Y ahora ha decidido volver?

R: He decidido porque tengo una responsabilidad con la danza y con nuestra compañía, con el público. Si no lo hubiera hecho me habría arrepentido toda mi vida, hay que devolver y a mí me tocaba.

P: Entre sus planes para la compañía está darle una identidad, refrendar el patrimonio de la danza española.

R: Mi idea es seguir construyendo, que la Compañía Nacional de danza tenga ese patrimonio de programación, de obras que se quedan para siempre. Que tú salgas al exterior y la gente nos conozca en dos minutos. En España tenemos un patrimonio cultural enorme, ¿por qué no usar este patrimonio para que sea atractivo para los programadores de fuera?.

Paula Escalada Medrano

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos