07 de abril de 2020
BREAKING NEWS:
 980x100
Video Deportes

Fede Valverde, 'el Pajarito' inteligente que nunca tuvo miedo a volar

FÚTBOL URUGUAY

Montevideo, 15 ene (EFE).- Apenas tiene 21 años, pero 'el Pajarito' Federico Valverde vuela sin miedo al cambio desde que era solo un niño, cuando su inteligencia para ejecutar jugadas sorprendentes llamó la atención mucho más que sus piernas delgaduchas.

Eso es, al menos, lo que rememoran en un encuentro con Efe el exfutbolista uruguayo Néstor 'Tito' Gonçalves, descubridor de 'Fede', y el vicepresidente del Club Atlético Peñarol, Rodolfo Catino, que estaba al frente de las categorías formativas cuando el hoy centrocampista del Real Madrid llegó a la entidad aurinegra, en la que creció como futbolista.

Rondaba los diez años de edad cuando el exfutbolista uruguayo Néstor Gonçalves se fijó en Valverde. El descubrimiento, relata para Efe, fue "solo".

"Tenía una capacidad para tomar decisiones sorprendentes. Una lectura de juego que a veces nosotros de afuera, mirando el partido, veíamos otras opciones (...), y de repente él tomaba otra decisión que no teníamos ninguno. Con edades de 10 años", afirma.

Ahí no dudó ni un segundo, y quiso que Valverde fuera directo para el Peñarol, propuesta que el uruguayo no pudo rechazar ya que tanto su familia como él eran hinchas "a muerte" del club aurinegro.

El vicepresidente del Peñarol, Rodolfo Catino, que era presidente de las Formativas del equipo en aquella época, no olvida el momento en el que Gonçalves apareció de la mano con el pequeño.

"Me lo trae, yo estaba revisando la cancha y me dice: (...) 'este señor va a ser el mejor jugador uruguayo de los próximos tiempos'. Yo por supuesto le di la mano pensando que me estaba hablando en broma, pero me estaba hablando en serio", recuerda Catino.

Poco a poco, el trabajo duro fue forjando al futbolista, que siempre se mostraba dispuesto a aprender y a ir más allá.

"Federico tiene una cualidad para mí, que es el poder de adaptación. Él, ante un nuevo estímulo, se adapta. Es como que pasa un umbral sin saber qué hay del otro lado pero tiene esa necesidad de crecimiento", afirma Gonçalves.

SU MADRE, EL "ÁNGEL" QUE CUIDA AL FUTBOLISTA

En su crecimiento como futbolista, Valverde tuvo un apoyo incondicional: su madre, Doris.

La madre del jugador merengue es un "ángel", en palabras de Catino, ya que acompañaba a su hijo a todos los partidos, algo que Valverde supo devolver con buena educación y cariño hacia su familia, a la que tenía muy en mente.

De pequeño, Valverde disfrutaba en las posiciones en las que más podía manejar la pelota, y no le gustaba ser delantero pero, obediente, "jugaba calladito la boca", reconoce Catino.

Sin embargo, un día, cuenta el vicepresidente, Doris se acercó al entonces coordinador de Formativas del Peñarol, Juan Ahuntchaín, para pedirle que no le pusiera más en esa posición porque "lloraba".

Ahuntchaín, indica Catino, hizo caso omiso y no paró hasta que Valverde aprendió a marcar, algo que hoy día "muestra estando en todos los lugares de la cancha".

UNA PATADA QUE "CUALQUIERA" HABRÍA HECHO

Ahora, en los estadios, el uruguayo toma decisiones que no gustan a todo el mundo, pero que quienes le vieron despuntar en sus inicios defienden a capa y espada.

Es el caso de la falta que cometió en el minuto 115 de la final de la Supercopa de España sobre el delantero del Atlético de Madrid Álvaro Morata cuando este se escapaba en solitario hacia el área rival, impidiendo así un gol decisivo.

La acción le costó a Valverde la expulsión con roja directa -por lo que se perderá el próximo partido de LaLiga Santander contra el Sevilla-, pero sirvió para que el Real Madrid aguantara el 0-0 y venciera al conjunto rojiblanco en la tanda de penaltis.

Esa misma jugada la había vivido el 'Pajarito' en un Clásico uruguayo, contra el Nacional, en el que su compañero Guillermo Rodríguez se abalanzó sobre Sebastián Fernández para evitar otro gol en un juego que iban perdiendo 2 a 1 y que acabó en empate a 2.

"Todo lo que aprendió acá lo está mostrando allá", asevera Catino, quien también añade que, aunque "se merecía la tarjeta roja", "se sacrificó" y fue esa jugada la que dio el título al Real Madrid.

"Cualquiera habría hecho lo mismo", agrega Gonçalves.

CRECIENDO SIN LÍMITE

Fue en 2015, con un 'Pajarito' de solo 17 años, cuenta el vicepresidente de Peñarol, cuando el Arsenal y otros equipos europeos, incluido el Barcelona, se interesaron por él.

Sin embargo, manifiesta, solo el Real Madrid se mostró dispuesto a pagar la cifra que Catino y su equipo consideraban digna para el uruguayo.

Ahora, Valverde se ha convertido en una de las estrellas del equipo madridista, pero tanto Catino como Gonçalves coinciden en que todavía le queda mucho por crecer.

"Yo le dije a la madre 'no tiene techo' cuando tenía 10 años. Se lo dije cuando tenía 14. Se lo dije cuando tenía 17, cuando tenía 20, y se lo sigo diciendo", comenta el exfutbolista.

Orgullosos de ver cómo un chico "de barrio" triunfa en uno de los cuadros más importantes del fútbol mundial, quienes lo vieron crecer solo esperan que el 'Pajarito' siga volando y demostrando lo que vale.

Sergio Marín Lafuente

Ampliar informação
  • Não há comentários
500 caracteres disponíveis
Para evitar spam, por favor resolva este simples problema matemático e inserte o resultado (pode-se clicar na imagem para recarregá-la).

Normas de comentários
demoefe.ikuna.com não é responsavel pelas idéias expressas pelos autores dos comentários aqui postados e se reserva o direito de eliminar qualquer conteúdo que
  • seja ofensivo e/ou discriminatório
  • que se preste a promover boicotes contra pessoas, produtos ou instituições
  • que atente contra o direito a intimidade, à honra e/ou a propria imagem ou nome
  • aqueles que busquem fins comerciais e/ou publicitários
Mais vídeos